La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

DESCALCIFICACIÓN 




 

Sólo hay que ver la cantidad de productos anti-cal que se anuncian constantemente por TV. El agua dura, con alto contenido en cal, es un problema más serio de lo que nos parece y conlleva un elevado coste en económico y ecológico querer combatirlo con productos químicos muy agresivos que tan sólo atenúan el problema. 

De todos es sabido que el uso de agua dura es uno de los principales causantes de que nuestra ropa quede acartonada y pierda tanto su color como su tacto

El agua descalcificada, sin embargo, respeta y mima nuestra ropa, incluso la más delicada, sin necesidad de añadir suavizantes. Reduciremos considerablemente las dosis de detergente en cada lavado consiguiendo excelentes resultados. Una colada limpia, esponjosa y suave, con un frescor natural.

Hoy en día el ahorro y el control de nuestra economía es un factor a tener muy en cuenta. Si queremos AHORRAR en el consumo de productos de limpieza, productos anti-cal, suavizantes, abrillantadores, etc. la instalación de un descalcificador en su hogar supondrá una gran ventaja.

Por el cuidado y la protección de nuestros sanitarios y griferías. El agua dura va depositando restos de cal en todas las superficies por donde pasa, afeándolas y haciendo que la limpieza sea difícil, cara y nos ocupe muchas horas.

La limpieza en general, pero sobre todo la limpieza del aseo es mucho más gratificante con agua blanda. Tanto los sanitarios, como los azulejos y las griferías, quedan brillantes de una sola pasada. Incluso sin necesidad de secado. La colocación de un descalcificador es un método efectivo para proteger nuestras instalaciones y electrodomésticos de los daños ocasionados por la acumulación de la cal en tuberías, grifos, difusores, resistencias de lavadoras y calderas. Constantemente vemos anuncios en TV recomendando el uso de productos anti-cal para proteger nuestros electrodomésticos. Son productos necesarios pero muy caros y agresivos, que hay que comprar regularmente para que sean útiles. Con un descalcificador en su vivienda, ya no tendrá que recurrir al empleo de este tipo de productos.

No más restos ni marcas de cal en mamparas, espejos y cristales. Nuestra vajilla y sobre todo nuestra cristalería recuperará el brillo y la transparencia de nuevas. 

¡Ya es posible disfrutar de una ducha perfecta! Gracias al uso de agua blanda nuestra piel queda más suave y mejor hidratada. Día tras día notaremos como mejora su aspecto y desparece esa incómoda sensación de tirantez que sentíamos antes. Disfrute de una piel más saludable sin necesidad de recurrir a cremas y lociones hidratantes corporales. Su cabello también agradecerá que lo lave con agua sin cal. Lucirá su brillo natural sin necesidad de utilizar acondicionadores de forma continuada. 

Sin cal nuestro cabello resulta más dócil y facilitará el peinado a nuestros hijos, sin tener que aplicarles nada más que un suave champú evitando irritaciones y tirones.

 

No dude en solicitar más información si tiene la intención de instalar un descalcificador. Podemos ayudarle aportando toda la información que precise.

Si no sabe si necesita un descalcificador, podemos ayudarle analizando una muestra de agua. Pida su análisis gratis AQUI  o a través de nuestra página Contactar.